BOSQUE DE ENCINAS O ENCINAR

Los encinares forman los bosques naturales de la mayor parte de la zona mediterránea y en las solanas laderas más térmicas de la zona atlántica. Estos últimos suelen llevar, Laurel y son frecuentes sobre todo en los crestones y laderas pedregosas calizas más secas.

Dónde hay bosques de encina

Se extienden estos bosques de encinas desde el nivel del mar donde el protagonismo corresponde a Quercus ilex, hasta los 1400 metros sobre el nivel del mar y en algunas montañas las planicies del interior. En la zona continental la encina que aparece es la Quercus ilex rotundifolia.

Este árbol puede subir a mayor altitud pero ya de manera aislada sin formar grandes masas.

Los encinares costeros de las zonas litorales son extraordinariamente ricos y variados con muchos arbustos y lianas. Suelen llevar asociadas zarzaparrillas, selvas hiedra,, durillo, rusco, etc…

En el suroeste peninsular se intercalan con olivos silvestres o sea acebuches.

Los encinares Baleares son también particularmente ricos. llevan alguna especie característica de las islas como el ciclamen balear

Hacia el interior de la Península Ibérica se van empobreciendo progresivamente. A medida que se acentúan las características continentales del clima desaparecen una gran parte de las especies forestales y pre forestales más sensibles al frío.

Encinar, Bosque de Encinas
Encinar. Imagen típica de un Bosque de arboles Quercus ilex

El encinar en suelos silíceos

Los encinares continentales sobre suelos desprovistos de cal suelen ser ricos en enebros. y son sustituidos altitudinalmente y en las laderas más frescas por los melojares.

Este fenómeno se puede apreciar perfectamente en la Sierra de Guadarrama. Allí los suelos son tan pobres y las condiciones ambientales tan extremas para la vida vegetal que la variedad de matorrales acompañantes se limita a poco más que a la Jara común y el romero. Este tipo de matorral suele ocupar los falderos del encinar.

Encinares en suelos calizos

Sobre suelos calizos ocurre algo parecido, especialmente cuando ascendemos por encima de los 900 m sobre el nivel del mar. Las encinas se ven entonces acompañadas frecuentemente por sabinas albares. La pobreza en arbustos se hace tan acusada que la misma carrasca (que no es más que una encina achaparrada) dominas casi en solitario las primeras fases regresivas  junto a matorrales de aulagas, tomillo y espliego.

Los encinares están perfectamente adaptados al clima mediterráneo cálido.  Son desplazados por Quejigares , Alcornocales. Robledales cuando el clima se hace más húmedo y los suelos más profundos y frescos.

En el sureste,más árido por falta de lluvias y en algunas zonas endorreicas no cuenta la encina con las condiciones adecuadas para su desarrollo.  En estas ocasiones suele faltar cualquier otro tipo de bosque.

También en las dunas fijas y arenales costeros es sustituida por sabinares, pinares de pino piñonero y enebrales.

Además del bosque de encinas te hablamos sobre:

BOSQUE DE QUEJIGOS O QUEJIGAL | Tipos de Bosques en España

Hay bosques de Quejigos de muy distintas características dentro de nuestras masas forestales. Aquí te hablaremos de los principales aspectos de los tres principales ecosistemas formados por nuestras tres variedades de quejigo.

El Quejigar de Quercus canariensis o Roble Andaluz

Los quejigares de Q. canariensis están especialmente bien representados en Andalucía Occidental y muy desdibujados si vamos acercándonos a Cataluña.

Son estos bosques los más exigentes en cuanto a temperatura y humedad por lo que no suelen dejar la influencia marítima donde prefieren las umbrías más frescas.

Vaguadas húmedas y bordes de arroyos del piso inferior, en general alternan con los Alcornocales y los desplazan en las situaciones más frescas.

Estos robles prefieren los terrenos silíceos en sus claros.  En las etapas degradadas son frecuentes los piornos, brezos y también en ocasiones el ojaranzo.

El Quejigal, Bosque de Quejigos
El Quejigar de Quercus canariensis o Roble Andaluz y los Quejigares de Quercus faginea

Los Quejigares de Quercus faginea

Son sin duda los más típicos y frecuentes de la península y se extienden desde Andalucía en la sierra de Ronda a las faldas de los Pirineos. Son estos arboles mucho más resistentes al frío que los de Quercus canariensis.  Requieren en cambio suelos más frescos y profundos que los encinares con los que frecuentemente entran en contacto. Aunque los quejigos se crían en cualquier tipo de sustrato, en los silíceos suelen jugar un papel secundario frente a Encinas y melojos.

Es solo en los suelos calizos donde forman bosques de alguna consideración. Especialmente en el cuadrante nororiental, en la misma localidad alterna a menudo con los encinares que ocupan las laderas más secas y el piso altitudinal Inferior.

Estas formaciones boscosas, en altitud, suelen ser reemplazadas por el pino albar.

En las hoces de la Serranía de Cuenca, los quejigares conviven con bosques más mesofiticos junto a avellanos y tilos en los fondos de las Hoces.

En el área natural que le corresponde el quejigo es frecuente que lo hallamos sustituido por el pino salgareño que a menudo ha sido extendido a sus expensas.

Los quejigares naturales, con frecuencia llevan asociados, serbales, cerezos mahaleb, aligustres. Por degradación pueden dar origen a extensos matorrales de Boj.

Bosques de Quercus faginea variedad broteroi

El último, y menos conocido de nuestros quejigos, es el Quercus faginea var. broteri. Es más exigente y menos resistente al frío que el anterior y por supuesto que el Quercus canariensis. Se extiende principalmente por el cuadrante suroccidental de la península. Prefiere los suelos silíceos algo frescos. Más que formando masas puras, se le encuentra asociado alcornoques y encinas en formaciones mixtas.

Además de leer sobre el bosque de quejigos pueden interesarte:

BOSQUE DE PINOS O PINAR

Los Bosques de pinos se encuentran distribuidos por todo el país. Cada Medio cuenta con un tipo de pinar asociado ya sea natural o artificialmente mediante repoblaciones forestales o naturalizaciones.

Como ya hemos destacado anteriormente, la distribución natural del Pino se ha visto muy desfigurada por los frecuentes cultivos y repoblaciones, también por averse favorecido este activamente mediante talas y rozas poco sensatas.

Los pinares naturales más característicos son los de pino negro o Pinus uncinata y pino albar o sylvestris.

El Bosque de Pinus uncinata:

Va con frecuencia asociado al Rhododendron ferrugineum, arándanos, Salix pyrenaica, y otras especies arbustivas. en el piso subalpino de los Pirineos sobre los suelos calizos menos lavados acompañado, Sabina rastrera gayubas y enebros., sus formaciones constituyen el limite altitudinal del bosque en gran parte del Pirineo y llegar a ascender en algunos casos hasta los 2500 metros sobre el nivel del mar.

Pinares de Pino albar:

El pino albar, se empeña el mismo papel en las otras altas montañas peninsulares silíceas como calizas., es acompañado y superado en altitud por piornales enebros en al enano y matorrales dados de alta montaña que trataremos en otras entradas. su limite altitudinal inferior queda muchas veces desdibujado por haber sido extendido a expensas de antiguos bosques caducifolios.

Pinares de pino pinaster:

A una altura media y sobre sustrato generalmente siliceo vegeta el pino resinero o pinaster, qué en Galicia baja al nivel del mar. En el interior de la Península terna frecuentemente con melojares.

Es el pino típico de los rodenos o tierras Rubiales, sobre sustrato calizo el pino salgareño o nigra subespecie Salman Sunny. Desempeña un papel importante en las montañas del centro.  Son reemplazados en altura por el pino albar.

Pinar de Pinus halepensis:

Los más térmicos de todos los pinares son los de Pinos Carrascos o Pinus halepensis . Se sitúan en crestones rocosos y laderas soleadas el nivel del mar hasta los 1000 metros de altitud en el interior de la Península. Se desarrollan perfectamente sobre terrenos con cal.

El pinar de Pinus pinea o Piñonero:

El pino piñonero o Pinus pinea, es quizás el más característico de todos,. es un especialista en los terrenos arenosos. Forma extensos bosques tanto en los arenales del piso inferior de las provincias de Cádiz y Huelva, como en algunos puntos del interior de la península como Valladolid, Cuenca o Madrid.

Pinar de Pinus pinea o Bosque de Pinos
Pinar de Pinus pinea es quizás el bosque de pinos más característico por estar en terrenos arenosos

 

Finalmente hay que mencionar, dada la importancia que tienen en el País Vasco y norte de la península las repoblaciones y cultivos de pino de Monterrey o pino radiata.

Además de los pinares, pueden gustarte:

BOSQUE DE SABINAS O SABINAR

El bosque de sabinas o sabinar de Sabina albar o Juniperus sabina, constituye una curiosa formación que ocupa las altas parameras y mesetas del interior de la Península. Habitualmente por encima de los 900 metros de altitud. Sus principales representaciones están en las las serranías de Cuenca, en el Sistema Ibérico y el Maestrazgo.

Existen masas diseminadas en otros puntos geográficos de nuestra geografía.

Dónde viven las Sabinas

Normalmente no forman bosques densos. y muestra una estructura de parque o bosques adehesados.

Éstos arboles prefieren los suelos desarrollados sobre calizas especialmente, los de tonalidades ocres o rojiza y ricos en arcilla relicto, en ocasiones.

En la zona de Guadalajara colonizan también los terrenos silíceos. Están adaptadas a un clima extremadamente duro y continental donde prácticamente no encuentran competencia de otra especie arborea. Salvo quizás la encina, cuando algunos de los antiguos sabinares deforestados y el pino salgareño suele acompañarle con cierta frecuencia.

El enebro común, juniperus communis es igualmente una especie secundaria de estos sabinares.

En altura, se ponen en contacto con pinares de pino albar y con la sabina rastrera esta última forma a veces parte de su estrato arbustivo.

El hecho de encontrarse la mayor parte de las veces en zonas que han permanecido al descubierto durante gran parte del Terciario hace pensar en una gran antigüedad para estos sabinares.

Su conservación es por ello altamente interesante, sobre todo teniendo en cuenta la lentitud de su crecimiento y por tanto recuperación de sus masas.

Las duras condiciones, con la superficie del suelo sometida a procesos de heladas y deshielos alternativos dificulta el desarrollo de matorrales elevados. En sus etapas regresivas suelen ser por ello matorrales almohadillados y otras genistas y prados de diente dominados por Matillas enanas y gramíneas de hoja punzante.

La Sabina Mora

En sus localidades de menor altitud medran también con matorrales de Espliego y Aulaga.

La Sabina Mora, suele desempeñar habitualmente un papel secundario.

Solo en algunas repisas rocosas, especiales como las dunas fijas y arenales costeros tiene alguna importancia forestal.

En este último caso está representada por una raza especial que se asocia con el espino negro y a veces con el enebro.  En sus claros va acompañada por Jaguarzales.

Además de los bosques de sabinas, en bosquescomestibles.es te hablamos de:

BOSQUE DE HAYAS O HAYEDO

Los hayedos son típicos bosques atlánticos qué caracteriza el piso montano de la región eurosiberiana Ibérica.

Sus principales manifestaciones se sitúan entre los 800 y los 1500 metros de altitud. Son frescos y más o menos ricos. se pueden desarrollar tanto sobre sustratos silíceos como calizos, sí bien sus suelos están casi siempre acidificados por el intenso lavado.

Los Hayedos, Bosques Atlánticos
Los Hayedos constituyen una riqueza natural milenaria donde abundan las hayas y donde apenas se aprecia la luz del Sol

El haya es un árbol que proyecta una sombra de encima información estúpidas quedan excluidas en la mayoría de los casos otras especies de leñosas incluso las herbáceas.

Solo el abeto está con éxito su competencia.

Su sotobosque es por ello muy pobre, si acaso cuenta con algunas especies características arbóreas de este ecosistema. Cuando este no es muy denso se presentan a veces el serbal de cazadores, el Mostajo, el roble albar y el abedul.

Su acompañante habitual aunque solo en los Pirineos es el abeto. A pesar de su carácter Atlántico los hayedos penetran hasta el centro de la península llegando al Moncayo, Somosierra, Ayllón y Montejo de la Sierra. Siendo esté último el hayedo más septentrional de Europa.

Éstos núcleos representan un testimonio de tiempos mejores para el haya cuando la presencia atlántica en la península era mucho mayor.

Estas manchas forestales o bosques de Hayas, resisten refugiados en vaguadas, dónde encuentra condiciones excepcional mente favorables.

Al ser deforestados suelen ser desplazados por el melojo.

Además de los Hayedos, te interesarán: